Cidh

Relatoría Especial condena asesinato de periodista en Perú e insta al Estado a investigar de manera pronta y oportuna y sancionar a los responsables 

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el asesinato del comunicador Hernán Choquepata Ordóñez ocurrido en Perú el 20 de noviembre, e insta a las autoridades peruanas a actuar de manera pronta y oportuna para investigar, identificar y sancionar a los responsables, tanto materiales como intelectuales de los mismos.

Hernán Choquepata Ordóñez habría sido atacado por desconocidos que ingresaron a la cabina desde la cual transmitía un programa de radio y quienes, después de golpearlo, lo habrían baleado, falleciendo cuando era conducido a un hospital en la localidad de Arequipa. Además, los atacantes habrían destruido los equipos de la emisora.

De acuerdo a la información disponible, Choquepata Ordóñez -a quien sus radioescuchas conocían como “Randy Ordóñez”- laboraba para la estación de radio La Ribereña, que transmite desde la ciudad de Camaná, departamento de Arequipa, en donde conducía el programa “Hablan los pueblos”, caracterizado por permitirle a los ciudadanos expresar denuncias y realizar críticas a las autoridades gubernamentales.

La Relatoría Especial expresa su profunda preocupación por este atentado contra la vida de un comunicador y por el hecho de que su muerte pueda estar vinculada al ejercicio de la profesión. Por ello, insta a las autoridades a no descartar ninguna de las líneas de investigación, incluyendo la relativa al ejercicio de la libertad de expresión, así como a poner en práctica todos los instrumentos con los que cuenta para identificar, procesar y sancionar a los responsables materiales e intelectuales. También considera fundamental que se adopten medidas de reparación justas para los familiares de las víctimas.

Asimismo, considera esencial que se fortalezcan los mecanismos de coordinación interinstitucional entre las autoridades de los distintos niveles del gobierno para asegurar la adecuada adopción e implementación de las medidas de protección necesarias para garantizar el ejercicio del periodismo.

El principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH señala que “[e]l asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

Como ha expresado la Relatoría Especial en reiteradas oportunidades, los actos de violencia e intimidación contra periodistas, particularmente los asesinatos y ataques a la integridad personal, limitan la libertad de expresión y producen un efecto amedrentador sobre el libre flujo de información. Cuando tales delitos quedan impunes, esto fomenta la reiteración de actos violentos similares y puede resultar en el silenciamiento y en la autocensura de los y las comunicadoras.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión es una oficina creada por la CIDH con el fin de estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, considerando su papel fundamental en la consolidación y el desarrollo del sistema democrático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *